Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

jueves, 25 de agosto de 2011

No hay un consuelo para el duelo más que la resignación, es el dolor o el olvido y este vacío soy yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga