Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

martes, 1 de febrero de 2011

 No somos agua de la que podamos beber
sin salpicarnos las medias, y el frío en los pies
va regulando nuestro termostato por si nos pinta el calor.
Egos obesos se matan a besos viendo quién tiene razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga