Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

domingo, 27 de febrero de 2011


Cuando todo estaba oscuro,
Ay, cómo brillaba tu alma...
hoy se apagaron tus luces,
ya no te brilla nada.

Me convencías de todo,
me transmitías confianza,
de todo eso que era tuyo,
ya no te queda nada.
Hay que remar igual en subida
que en la bajada,
lo mismo es errarle a la salida
que a la llegada.

Ya no sobran como antes las ganas de abrazarte.
Ya no sobran como antes las ganas de mirarte...
ni de abrazarte, ni de mirarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga