Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

sábado, 18 de diciembre de 2010

El otro día me puse a pensar, y las cosas eran tan diferente para esta época. Sé que la mayoría era más que previsible pero otras no; fueron cosa que tuve que asumir lentamente dejando que el dolor se fuera desvaneciendo para poder cerrar la herida aunque me dejara una marca, una cicatriz.
En este momento me pongo a pensar y quisiera volver el tiempo atrás, no para arreglarlo porque esto ya no tiene vuelta atrás, sino para poder verlo de nuevo y entenderlo, simplemente eso.
No voy a decir que extraño esos tiempos en los que estábamos unidas, y que todo era nuevo y divertido, donde no había problemas que superaran nuestro lazos; solo estamos nosotras y nuestras risas. Y hoy se noto la ausencia, no sólo de personas sino de amistad. Antes eramos nosotras, y ahora ya ni parecemos conocidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga