Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Teniendo en cuenta que todos somos iguales y en una relación se acepta que el otro es diferente a vos... ¿Por que nos empecinamos en cambiar al otro para nuestro provecho y sin pensar en cambiar nosotros también?
Si, somos diferentes, ninguna pensamos igual pero ¿Por qué tenemos que adaptarnos a la forma de la otra si ellas no van a hacer lo mismo?
Tal vez necesitamos tiempo para que se acomoden las cosas, pero ¿Cuanto más? Ya pasaron días, semanas... que esperamos que pasen meses para sentarnos a hablar de frente y de par a par, sin pelos en la lengua. Las cosas siempre se pueden evitar pero cuando no es así ¿Por qué no remediarlo? Si hemos sabido comprobar que lo único que no se puede cambiar es la muerte, y sinceramente no quiero que esto termine así, en un final sin hablar, en una herida sin cerrar.
¿Qué a ustedes no le duele este quiebre?¿Qué no se dan cuenta que algo falta? Las palabras duelen, pero un gesto duele más. Y por mi parte ya no tolero este silencio constante, la falta de interés sobre el otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga