Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 27 de octubre de 2010


Ojalá supiese andar más abrigada

de tu olvido siempre que te nombran.
Ojalá pudiera ir a chapotear
en otros besos lejos de tu boca. 
Ojalá me atreva a ser más asesina
de mis sueños para no soñarte
Ojalá pueda poner en penitencia
a mi paciencia para no esperarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga