Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

jueves, 14 de octubre de 2010

Llevame a la estación. Espero que te vuelva a ver, ya no puedo evitar esta sensación de soledad. Si así es como queres, yo me iré muy, muy lejos; si así es como lo ves solamente te pido algo: dejame, dejame que te toque la piel; dejame, dejame que yo te pueda ver, te diré solo adiós. No sé cuanto hacia que no estaba bien. A veces me usas, a veces ganas y otras perdes. Entonces quieres ver una luz en la noche, buscando una razón para un corazón hecho pedazos.
Dejame, dejame que yo pruebe tu miel; dejame, dejame que te toque otra vez. Porque lo he de entender, si esta dicho, es tan duro. No simules piedad, tengo mis ojos encima tuyo; solo te diré: Dejame, dejame que te toque la piel; dejame, dejame que yo te pueda ver; dejame, dejame que yo pruebe tu miel; dejame, dejame que te toque otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga