Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

jueves, 26 de agosto de 2010

Tan profunda la tristeza y el dolor que llevo acá, no me dejes, no te dejes, vos estás par algo más.
La vergüenza cae en mi pecho, alimento de mi puta sobriedad.
La arrogancia es mi condena.
La ignorancia, consecuencia de una causa no muy justa.

1 comentario:

Hoy asume lo que venga