Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

viernes, 13 de agosto de 2010

Me siento sensible y susceptible, débil. Sí, me siento débil, porque aprendí con el paso del tiempo que tener sentimiento es como un una señal lúminosa de que sos un de blanco fácil. Y la realidad es que odio sentirme vulnerable, pero lo que más odio es no poder controlarlo. Es como sentirse presa de tus propios sentimientos porque ni siquiera soy capaz de hablar con cualquiera (ni con mi psicólogo, lo cual es triste), tal vez sólo estoy esperando la oportunidad de hablar con una verdadera amiga, alguien que tal vez pueda comprenderme un rato, yo creo que con cinco minutos feliz va a ser poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga