Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

jueves, 15 de julio de 2010

He de contarte que existe un abismo entre la que fui y la que te encontraras; y aunque por dentro sigo siendo la misma, seguro que no te arrepentirás.

Es raro lo que estoy reconsiderando, pero no quiero estar así. Por él iré.