Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

martes, 29 de junio de 2010



Y aunque te amé, yo ya me voy; y aunque te extrañe, hoy no te estoy pidiendo clemencia. Nunca me quisistes como soy, siempre rechazando lo que soy; no soy lo que has querido.