Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

viernes, 11 de junio de 2010

Si tu credulidad se deterioró en algún lugar, no te olvides que soy testigo casual de tu soledad.