Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

domingo, 13 de junio de 2010

Sé que puedo controlar mis pensamientos pero no consigo callar el sentimiento que es libre como el viento. No pretendo que lo dejes todo por mi amor, no te digo que conmigo te va a ir mejor.