Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

jueves, 17 de junio de 2010

Que pena que me da tu nuevo amor, si tus labios sólo me recuerdan. Deja de creer tus propias mentiras, deja de sangrar por la vieja herida. Dejame intentar revivir lo nuestro, yo sé que aún me amas; mienteles a ellos. Deja de creer tus propias mentiras, deja de sangrar por la vieja herida, no todo fue asi como tú lo dices, también hubo un tiempo que fuimos felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga