Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 9 de junio de 2010

Porque buscando tu sonrisa estaría toda mi vida...