Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 9 de junio de 2010

Hoy solo quiero contar como me siento, estoy viviendo un día en blanco y negro. Así que no me vengan hablar de amor, porque yo soy un monumento al malhumor; y mi sonrisa siempre fue una mala actriz ¿Cómo puede una ciudad estar tan gris?