Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

lunes, 21 de junio de 2010

Hoy quiero dispararle a los recuerdos,
que las noche se terminen 
y volver a estar en paz.