Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

lunes, 21 de junio de 2010

Gualicho de olvidar apretado en las manos.
(Hermano, en ese momento todavia me querias)