Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

sábado, 19 de junio de 2010

Es verdad, tienen razón, Disney tiene al culpa de hacernos creer que en algún momento va a llegar nuestro príncipe azul a rescatarnos y amarnos de por vida. Pero no es así, aunque más de una quisieramos.
No es que nosotras nos complicaramos tanto pidiendo cosas imposible. No, pedimos cosas más que posibles: respecto, cariño y decisión. Che, ¿tan complicado es? No sé, pero parece, porque en lo que más fallan es en la decisión, por no tomarla o por errarla.
Ustedes son los primero en quejarse de nuestra histéricas chicos, pero lo que no sé dan cuenta es que ustedes pueden llegar a ser más indecisos que nosotras.
Aunque es de hipócrita pedir que no haya histeria, por lo menos lo que pido (al menos yo), es que asuman la responsabilidad de lo que eligieron y no vengan a excusarse con cosas que no vienen al caso. Sean tan machos de decir "Es verdad me equivoqué" pero eso no quiere decir que vayamos a salir corriendo a decirles que no pasa nada, que por ser ustedes todo se olvida. ¡NO, NADA SE OLVIDA!
Así que yo que ustedes empiezo a pensar con la cabeza de arriba antes de actuar.