Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 16 de junio de 2010

Empezaron los problemas. Se engancho a la pena; se aferro a la soledad. Ya no mira las estrellas. Mira sus ojeras; cansada de pelear.
Olvidandose de todo busca algún modo de encontrar su libertad. El cerrojo que le aprieta, le pone cadenas y nunca descansa en paz... Y tu dignidad se ha quedado esperando a que vuelvas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga