Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

sábado, 12 de junio de 2010

El lujo es vulgaridad,
 dijo y me conquistó