Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

martes, 27 de abril de 2010

Tú me enseñaste cómo respirar de nuevo, tú me enseñaste a pensar antes de actuar; sólo se trata de ver hasta lo invisible y descubrir que en esta vida hay algo más. Y donde quiera que yo esté, tú vas a estar... Y como un ángel cuidarás de mí cuando me pierda y deje de reír. Y como el viento que me cuenta que el invierno está por venir. Y este mundo que gira de nuevo aunque me sienta al revés, como un ave que no para el vuelo, sé que no voy a caer. Y sé que voy a verte de nuevo, lo sé. Para decirte cuánto te quiero, lo sabes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga