Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

lunes, 19 de abril de 2010

Tiempo al tiempo tengo qué esperar, esa idea suele condenar. Tú mirada vuelve a lastimar mís pupilas lejanas... A ver se todo acaba aquí; No me dejes morir así, no me dejes caer en la trampa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga