Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 21 de abril de 2010

Se juntó una religión que era puro corazón con otra que nunca existió; se juntaron dos camas y no alcanzaban para tanto fuego, tanta acción, tanto descontrol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga