Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

domingo, 25 de abril de 2010

Hace dos años la situación era otra, pero hoy todo lo veo diferente. Lo veo como algo que pasó, algo que es recuerdo (que nunca voy a olvidar porque me marcó), algo que fue hace tiempo y tengo que dejarlo ser para poder ser yo la que decida quién ser.
Es una mezcla agridulce ese recuerdo, con momentos lindos y agradables, pero con ese tono ácido con sabor a dolor.
Tal vez era algo que me tenia que pasar para poder crecer y comprender que no se puede vivir de una nube y es necesario enamorarse y sufrir para comprender lo que es amar y sufrir por una persona.
Es una etapa que puedo decir que pasó, que fue cerrada. Pero no puedo pretender no acordarme y olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga