Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

viernes, 30 de abril de 2010

Esto lo escribí hace exactamente una semana cuando ya sentía que todo se me venia abajo.

"Comienza la noche con una mala noticia. Subís la escalera porque sentís como el nudo en la garganta empieza a subir hasta tus ojos, que se empañan de lágrimas en cuanto pones un pie lejos de la mirada de todos. Pero el nudo nunca viene solo, lo acompaña su fiel amigo "hueco en el pecho" y es ahí recién cuando te preguntas porqué no hiciste lo que tenias que hacer, porqué sos como sos, porqué la vida es así, porqué no aprovechaste las oportunidades, porqué le diste más importancia a cosas que tal vez no la merecían... Y la culpa comienza a crecer y las lágrimas aumentan pensando en lo que vas a dejar de tener y en que todos los momentos vivido van a pasar a ser recuerdos nada más, cosas que nunca van a volver."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga