Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 28 de abril de 2010

Creo que con una canción la tristeza es más hermosa.
Creo que con una palabra puedo decir mil cosas, pero no creo en el circo de la información.
Toda decanta en tu amor y en mi dolor.
Creo que es mejor morir de pie que vivir de rodillas.
Creo que el viento me alcanzó el olor de tu mejilla.
Creo en mi guitarra, creo en el sol (si me cura las heridas), creo en tu voz.
Creo en la vida, en la noche, en tu alma y no creo en todo lo demás.
Creo en tu estrella, en aquella que busco en mi sueño mejor para poder luchar.
Creo en esas tarde que viví jugando a la pelota.
Creo que educares combatir y el silencio no es mi idioma.
Creo en tu sonrisa, creo en mí si te veo hoy y me pedís que no me rinda, sigo por vos.
Creo en la lluvia cuando cambia el olor de mi tierra.
Creo en el mar cuando amanece abrazándose a las piedras.
Creo en los jazmines que un Dios me bajó esa vez, para poder conocerte como mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga