Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

lunes, 19 de abril de 2010

Con facilidad perdonaría su orgullo si no hubiera mortificado el mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga