Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Mejoraste eternidad, y olvidaste mi realidad. Hoy ya no puedo, creer en ti es algo tóxico, pero borrarte de mi mente es más difícil que existir... Renunciaste al porvenir, me mataste y reviví;

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga