Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

martes, 23 de marzo de 2010

Escucho tu voz, susurro tu nombre, extraño el calor de nuestro rincones, no puedo fingir si tú no estas aquí, junto a mi, no soy feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga