Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

sábado, 6 de marzo de 2010

Como duele gastar el instante en el que tu ya no estas; Como cuesta luchar con las cosas que no vuelven mas. Ya son las 9:23 y el cadáver del minuto que paso se burla de mis ganas de besar, la foto que dejaste puesta en el buró; mi soledad es tu venganza. El ministerio del tiempo puso sede en mi almohada. Ahí te encuentro a momentos, aunque no sirve de nada.
Minutos como sal en la herida. Se me pasa la vida gastando el reloj. Minutos, son la morgue del tiempo, cadáveres de momentos que no vuelven jamás. No hay reloj que de vuelta hacia atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga