Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

viernes, 26 de marzo de 2010

Cedo el control y me dejo llevar a ningún tiempo y a ningún lugar especial. Flotando en un viaje mental, cruzando el famoso umbral del bien y el mal, esa nebulosa donde todo se parece y todo da igual (singular - plural). Se diluyen en un lago temporal.
Lejos de resolver dudas tengo cada día más y la paleta de colores no me deja de asombrar. No sé si es real lo que está pasando o si es un sueño y estoy soñando y quién puede saber si somos nada o ser. Ya la mañana se ha hecho tarde dentro de poco vendrá la noche y quién puede saber a donde va el ayer.
Maravillado me entrego al humor y a las visiones de magia y terror ancestral, zarpando en un viaje mental, surfeando el famoso umbral del bien y el mal, esa nebulosa donde todo se parece y todo da igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga