Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Yo no venía de ningún país,
ibas camino de cualquier lugar;
Conmigo no contaba el porvenir,
de Ti no se acordaba el verbo “amar”.
Yo no jugaba para no perder,
hacias trampas para no ganar;
Yo no rezaba para no creer,
no besabas para no soñar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga