Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Te amo demasiado. Nací para adorarte. Tal vez ni en mil años ya logre olvidarte. Eterno entre mis brazos tú vivirás por siempre. Si no vivo mil años mi alma ha de quererte ¿Quién pudiera vivir mil años para amarte?Por ti si he de existir, permíteme cuidarte. Si mil años viviera, mil años te quisiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga