Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 27 de enero de 2010

Caminar sin él es ir sin rumbo fijo, refugiarse como un niño en los brazos de la soledad.
Regresar sin él es tan delirante, tan nosivo, tan frustrante que a la casa no quiero llegar. Es como tener las manos llenas de ella, de su risa, sus caderas y saber que ella no esta. Es como sentarse a desojar estrellas bajo una luna nueva a travez del ventanal.
Vivir sin él es estar encadenado a ese cuerpo que yo amo. Es temerle a la soledad.
Vivir sin él es rendirse a cada instante, es caer, es levantarse, y por ella comenzar.
Esto no es normal, es querer volar a donde él esta.
La noche sin él, es un trago amargo, es mirar el calendario, es llorar, amigos, es llorar.
Vivir sin él es estar encadenado a ese cuerpo... Yo nosé lo que es vivir sin él. Todo me recuerda a él, esa canción de la radio, la foto sobre la mesa. Yo nosé lo que es vivir sin él, yo nosé lo que es vivir.
Me domina la tristeza, si no esta ÉL.


¡Te voy a extrañar mejor amiga en estos días que te vas soreta! Te amo mejor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga