Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 2 de diciembre de 2009


Si me cansé de cansarme no fue por otario, ni fue por corsario, ni fue por amargo, ni bueno, ni fiel. Fue por ver que todos la hacen, que todos la toman, la venden, la roban y después se morfan sin asco la mejor miel.
Si me canse de esperar, fue porque el tiempo no curó ni una herida.
Si me cansé de olvidar, fue porque el olvido es la ''pastilla suicida''.
Si me cansé de perdonar, fue porque cuando duele nunca, nunca, nunca se olvida.
Si me cansé de mentir, fue porque la verdad lastima solo al principio.
Si me cansé de dormir, fue porque al ''sueño'' no lo sueño dormido.
Si me cansé de asistir, fue porque asistiendo o no asistiendo siempre empezaron sin mí.
Si me cansé de obedecer, de ser correcto. Me corresponde ser obediente a mi parecer. Y hoy me doy cuenta que padeciendo también me canso (siempre que no pertenezca voy a pertenecer).
Si me cansé de ceder, fue porque cediendo te vas muriendo en vida.
Si me cansé de llorar, fue porque en las lágrimas no encontré salida.
Si me cansé de siempre correr, fue porque muchas cosas las perdí por correr noche y día.
Si me cansé de mirar, fue porque mirando vi una vez a la muerte.
Si me cansé de perder, fue porque una vez me desangré por perderte.
Si me cansé del culo cerrar fue por el hambre, el miedo, la guerra y a la fría soledad
Si me cansé de obedecer, de ser correcto. Me corresponde ser obediente a mi parecer. Y hoy me doy cuenta que padeciendo también me canso (siempre que no pertenezca voy a pertenecer).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga