Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Vi en tus ojos que de verdad creías que ya no te quería. La idea más absurda, más ridícula, ¡Cómo si hubiera alguna manera de que yo pudiera existir sin necesitarte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga