Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Planteo pocos cuerdos, al placer del desengaño a la dulce confusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga