Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

lunes, 14 de septiembre de 2009


A ti te estoy hablando a ti, a ti la que no escucha; A ti que con lo que te sobra me darías la luz para encender los días; A ti que juegas a ganarme cuando sabes bien que lo he perdido todo; A ti te estoy hablando a ti aunque te importe poco, lo que estoy diciendo. A ti te estoy hablando a ti, aunque es perder el tiempo; A ti que te pasó tan lejos el rigor del llanto y la melancolía. Si nunca dije la verdad fue porque la verdad siempre fue una mentira. A ti te estoy hablando a ti, aunque te valga madre lo que estoy diciendo; A ti que te falto el valor para pelear por ti; A ti que te consuelas con cubrirte de Channel las huellas de mis besos; A ti ya no te queda nada. A ti que por despecho estas pensando con los pies; A ti que me dejaste solo incluso cuando estabas en mi compañía; A ti ya no te queda nada. A ti te estoy hablando, a ti tan sorda y resignada, a ti que duermes con tu orgullo y te dejas tocar con tu rencor barato; A ti que te gusta ir de mártir, repartiendo culpas que son solo tuyas; A ti te estoy hablando, a ti porque no hay nadie más que entienda lo que digo; A ti que te falto el valor para pelear por ti; A ti que te consuelas con cubrirte de Channel las huellas de mis besos. A ti ya no te queda nada. A ti que por despecho estas pensando con los pies; A ti que me dejaste solo incluso cuando estabas en mi compañía. A ti ya no te queda nada, y a mi me queda por lo menos, este síndrome incurable de quererte tanto, a ti ya no te queda nada.

La verdad es que amigo sin vos no se que haría en esta vida, y en especial en este día. Te amo más que nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga