Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Ese hombre que tú ves ahí, que parece tan galante, tan atento y arrogante lo conozco como a mí. Ese hombre que tú ves ahí que aparenta ser divino, tan amable y efusivo, solo sabe hacer sufrir. Es un gran necio, un estúpido engreído, egoísta y caprichoso, un payaso vanidoso, inconsciente y presumido, falso, malo, rencoroso que no tiene corazón. Lleno de celos sin razones ni motivos, como el viento impetuoso, pocas veces cariñoso, inseguro de si mismo, insoportable como amigo, insufrible como amor... Ese hombre que tú ves ahí que parece tan amable, cariñoso y agradable lo conozco como a mí. Ese hombre que tú ves ahí, que parece tan seguro de pisar bien por el mundo, solo sabe hacer sufrir. Es un gran necio, un estúpido engreído, egoísta y caprichoso un payaso vanidoso, inconsciente y presumido, falso, malo, rencoroso que no tiene corazón. Lleno de celos sin razones ni motivos, como el viento impetuoso, pocas veces cariñoso, inseguro de si mismo, insoportable como amigo, insufrible como amor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga