Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

lunes, 27 de julio de 2009



-Acostumbraba a pensar en ti de ese modo, ya sabes, como el sol, mi propio sol. Tu luz compesaba sobradamente mis sombras.
Él suspiro.
-Soy capaz de manejar las sombras, pero no de luchar contra un eclipse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga