Déjenlo en su mundo, un mundo muy poco profundo, donde no se rie, donde no se llora, donde no se vive a pleno ni el presente ni el ahora.

martes, 5 de mayo de 2009


Tu brillo tiende a hipnotizarnos, cuerpo que encarna el valor. Soy un adicto a tus encantos, doblo la cotización. Todo lo sólido se esfuma, polvos de una relación cuando la noche nos estafa; las caricias sufren inflación. Oro en polvo, yo te adoro, temo enloquecer sin tus polvos no; temo enloquecer con este bajón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hoy asume lo que venga